​Amigos ejemplares, pero en el Face y el Whatsapp

​Amigos ejemplares, pero en el Face y el Whatsapp

Por Guadalupe Sosa

Aún tengo el vago recuerdo del último día de clases, cuando firmábamos anuarios y camisas jurando que nos veríamos siempre y que no, no nos pasaría como a otros grupos que jamás volvían a saber de ellos.

Y con nuestros mejores amigos, que sabían todo de nosotros y nosotros de ellos, hicimos el pacto infinito de amistad.

Y nadie hizo nada por alejarse pero así fue; en los primeros años hubo alguna iniciativa pero conforme pasó el tiempo fueron menos llos asistentes hasta que el entusiasta organizador se cansó y desistió de las reuniones de ex alumnos.

Pero la tecnología nos acercó, de repente llegó la notificación para sumarnos al grupo de la clase de nuestra generación y ¡Bazinga!, allá estaban nuestros mejores amigos que juramos nunca dejar de ver y, como no es tarde para enmendar los errores y recuperar una amistad, nos agregamos.

Y por fin a salir de dudas, de cómo se ve la ex novia, el amor imposible, el guapo del grupo, los casos perdidos o la niña rara que los años le hicieron justicia.

Y todos expresan el beneplácito, el gusto de encontrarse de nuevo y se ponen al día detallando lo mejor de su vida, publicando sus mejores fotos y presumiendo lo que se pueda. Nadie quiere parecer un perdedor, ni hablar de sus fracasos y frustraciones.

Y pasan meses tratando de juntar a todos y repasando la lista por orden alfabético y van apareciendo poco a poco.

Hasta que, por fin, se concreta la idea de reunirnos para recordar viejos tiempos y vernos en persona. Y llega la ansiedad.

Me veré más viejo que todos, en un mes aún tengo tiempo para la dieta y bajar la panza, hay que elegir bien el atuendo para verte sexy casual sin parecer tan fácil.

Pero ¿en realidad se recuperan los amigos? Es que somos tan distintos a los de hace 20 años, nuestros temores y frustraciones se han potencializado. Pero allá estamos queriendo ser nuevamente parte del grupo, de sentir que pertenecemos a algo y convencernos a nosotros mismos que los buenos tiempos pueden volver.

Al menos en la red somos ciudadanos virtuales ejemplares y claro, amigos virtuales ejemplares.

Si alguien publica que se siente triste o enfrenta un problema, todos ponen de inmediato mensajes de aliento y ofrecen el hombro y hasta ayuda, pero ¿pasa algo más allá de la pantalla del móvil?

La protección y el casi anonimato de la tecnología nos permite expresar emociones que, en persona, difícilmente se igualan.

¿Quién le dice de frente, cara a cara a una amiga que es muy fuerte y que saldrá adelante con la misma facilidad y fluidez con la que escribimos en Facebook?

La tecnología nos ha vuelto grandes demostradores de afectividad virtual, pero en la realidad nos ha hecho más solitarios y temerosos de vivir la realidad, siempre con la mirada baja, clavada en la seguridad del teléfono escribiendo "tqm" sin siquiera sentirlo.

No es raro que todos los del grupo de amigos de aquella entrañable generación vivan en las junglas urbanas de Francisco de Montejo o en Caucel, pero difícilmente se reúnan alguna vez. 

Compartir.