Arrancan 2 meses de precampaña. Los analistas prevén una fuerte lucha por el voto de derecha

#
Foto: Oficial

Los candidatos que irán en la boleta para la sucesión presidencial en 2018 ya están definidos. El ganador, hasta el inicio de las precampañas, es Andrés Manuel López Obrador, puntero en las encuestas y quien hasta el momento no tiene rival, coincidieron analistas políticos consultados por SinEmbargo.

El mejor escenario para el tabasqueño son las fórmulas que ya se registraron: la coalición Por México al Frente, integrada por Partido Acción Nacional (PAN), Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano(MC) que postulará a Ricardo Anaya Cortés; la coalición entre el Partido Revolucionario Institucional (PRI) con Nueva Alianza (Panal) y el Partido Verde Ecologista por México (PVEM) que irá con José Antonio Meade Kuribreña, y la de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Partido del Trabajo (PT) y Partido Encuentro Social (PES) que respaldará a López Obrador.

Además en la boleta es casi seguro que vayan el Gobernador de Nuevo León Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, quien ya consiguió todas las firmas que requiere para su registro y necesita lograr el 1 por ciento del padrón electoral de 17 estados, y Margarita Zavala Gómez del Campo, la ex panista que va a un paso más lento, pero que de acuerdo con los analistas logrará la candidatura independiente.

“La boleta electoral ya está hecha. Quedan claras las estrategias que tiene que desarrollar los partidos en 60 días de precampaña. La primera tarea que tiene tanto la alianza PAN-PRD-MC y PRI-Verde-Nueva Alianza será posicionarse como contendientes más sólidos para oponerse a Obrador. La estrategia de Obrador será que se sigan dividiendo y confrontándose el PAN y el PRD, porque él es el principal beneficiario de que la elección se vaya a tercios”, dijo Iván Iturbe Carbajal, académico del Departamento de Comunicación de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

López Obrador, a pesar de sus comentarios polémicos y de las descalificaciones a través de medios de comunicación y de sus opositores políticos no ha logrado bajar en las encuestas, recordó Iturbe.

Sin Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México en la jugada, este escenario garantiza que los candidatos del PRI, del Frente y la independiente Margarita Zavala compitan por el mismo voto: el de la derecha y centro derecha, y que López Obrador se quede sólo en la izquierda con su voto cautivo, plantearon.

“Tanto los candidatos del Frente como el de la alianza del PRI será posicionarse en un segundo lugar, a eso le van a dedicar las precandidaturas; es la estrategia que ambas coaliciones seguirán. El problema es cuánto se van a tardar en desmarcarse uno del otro y el costo que tendrá para ellos. Será en un principio una dura pelea entre el PAN y el PRI, y entre más se tarden en polarizarse y marcar la diferencia, más desgaste van a tener y más ventajas tendrá López Obrador”, explicó.

Nicolás Loza Otero, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), consideró que si este día fueran las elecciones, el ganador sería López Obrador.

“La contienda empieza teniendo a Obrador como puntero en las preferencias electorales. Meade, Anaya y Margarita van por un mismo segmento del voto; digamos que entre los tres se llevan el 45 por ciento, algo muy favorable para Obrador. Los tres tienen las mismas propuestas: ninguno ha dicho que echaría para atrás las reformas estructurales, tampoco que modificarán la estrategia de combate del crimen organizado, coinciden en una estrategia de mercado. En este espacio vamos a ver una primera vuelta electoral informal que se irá resolviendo con muchos desenlaces posibles”, dijo.

Loza Otero añadió que podrían caerse los tres candidatos o mantener sus preferencias el primer mes, para luego uno de los tres empezar a incrementar ligeramente su intención del voto entre diciembre y enero.

“Quien aumente un poco podría ser atractivo para el electorado, que si en el 2000 su definición fue PRI anti PRI, en 2018 será: AMLO anti AMLO. En este polo anti AMLO competirán Zavala, Anaya y Meade, pero no sólo porque comparten el anti AMLO, sino porque comparten una visión de país”, dijo el investigador.

En cuanto al posible candidato independiente Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, el analista consideró que es el más priista de todos, pues militó en ese partido por más tres décadas.

“Tiene un discurso muy antipartidos políticos, eso puede competir por algunos votantes con esas características que pareciera que podrían votar por Obrador, pero también ‘El Bronco’ es el candidato más priista de todos, tomando en cuenta que ni siquiera Meade es del PRI. Pudiera quitarle votos al PRI. Quizás si Armando Ríos Piter llegara a la boleta, podría quitarle votos a Obrador”, opinó.

AL PAN LE HUBIERA FUNCIONADO IR SOLO

Roberto Duque Roquero, constitucionalista y experto en el sistema electoral mexicano de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), indicó que al PAN le hubiera ido mucho mejor sin la coalición con el PRD y MC.

“El Frente, en su versión coalición, arranca muy desteñido. Se desdibujó aquel gran Frente Ciudadano que anunciaron con bombo y platillo hace algunos meses. Si bien se mantienen los tres partidos, fue tan poco ‘ciudadano’ el menjurge que ya hasta tuvieron que quitarle ese nombre. Menos mal. Me parece que le va a salir cara al PAN la ambición personal de Anaya, tanto ideológicamente como electoralmente. El PRD ya no es el PRD de antes que se fuera López Obrador. Son sus restos. Pero los perredistas se vendieron como si aún fueran un pilar de aquel tripartidismo. Hoy el tripartidismo es PRI-PAN-Morena”, dijo.

Duque Roquero explicó que el Frente es una “masa bastante amorfa” y que si el PAN hubiera ido sólo sería más fuerte con una elección interna de candidato.

“Y probablemente Anaya hubiera ganado, pero con un diferencial de legitimidad muy importante respecto a sus rivales AMLO y Meade. Hoy no lo tiene. Tampoco en el Frente hubo democracia, perdieron una oportunidad de oro”.

Miguel Ángel Mancera, dijo, fue “el gran perdedor del Frente”, a pesar de ser de “lo poco competitivo que le quedaba al PRD”.

“Ganó hace cinco años con una votación histórica en el Distrito Federal; cosa que no existe, ni nada parecido, en el currículo de Anaya. Se antojaba interesante, y rentable para las posibilidades de triunfo del Frente, una elección interna entre ambos. Mancera estaba ahora en el candelero y era el aspirante no militante del Frente, pero al final se dobló. Esos momentos no suelen repetirse”, argumentó.

Mientras que para el analista la “tomadura de pelo” de llamar al Frente ciudadano, le costará caro a Ricardo Anaya en la elección de 2018.

“Otro problema es la ideología. A ningún perredista que se precie de serlo, le será fácil apoyar o llamar al voto por Anaya. E igual, por ejemplo, un panista con Alejandra Barrales en la capital; no los veo siguiendo a esa candidata aunque les digan que si gana ella gana el PAN, porque sus esencias son antagónicas”, advirtió.

EN CDMX SERÁ DIFÍCIL COMPETIR CON MORENA

El arranque de las precampañas también lo encabeza Morena en la Ciudad de México de acuerdo con las encuestas. Y si la coalición del PAN-PRD-MC en la ciudad no registra a un candidato que le compita a Claudia Sheinbaum Pardo, el partido de Obrador ganará en 2018, consideró el investigador Loza Otero.

“En la Ciudad de México, con datos de encuestadores confiables, Morena empieza con una gran ventaja; con una posición que ya quisiera Obrador a nivel nacional. La única posibilidad de que Morena fuera derrotada sería que la candidatura del Frente se ofreciera con fuerza”, opinó.

Según el acuerdo al que llegaron los líderes de los partidos que encabezan la coalición Por México al Frente es que la candidatura a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México le corresponde al PRD.

En el arranque de las precampañas hay tres precandidatos al interior del Sol Azteca: Alejandra Barrales Magdaleno, ex dirigente nacional del partido; José Armando Ahued, ex Secretario de Salud de la Ciudad de México, y Salomón Salomón Chertorivski Woldenberg, ex Secretario de Desarrollo Económico del Gabinete de Mancera.

“La candidatura del PRD en la Ciudad que tiene más factura perredista es la de Alejandra Barrales, pero no tiene buena imagen entre los panistas: su imagen es de corrupta, de uso de relaciones públicas para su enriquecimiento. Aunque la dirigencia del PAN llame a votar por ella, los panistas convencionales no votarán por ella”, explicó el analista.

Loza Otero agregó que el PRD paradójicamente tiene entre sus filas a dos contendientes atractivos para los panistas, e incluso para algunos priistas: Ahued y Chertorivski. Ambos competitivos.

“Sobre todo Chertorivski, pero podría jugar un buen papel también Ahued. Ya veremos cómo evoluciona la contienda interna del PRD, cómo se define el método de selección del candidato. Si el PRD define sólo con el voto de los militantes ganará Barrales, si lo abren a una encuesta ganará cualquiera de los otros dos, porque Barrales hacia fuera es la menos competitiva”, explicó.

Alejandra Barrales es una de las tres competidores dentro del PRD a la candidatura por el Gobierno a la Ciudad de México. Foto: Cuartoscuro

Con Alejandra Barrales el PRD tiene perdida la contienda frente a Claudia Sheinbaum, afirmó.

“La candidatura de Barrales la tiene perdida con la izquierda de Morena. Ella será una política inaceptable para un elector de la Benito Juárez que aprecia la honestidad, por ejemplo. No lo veo votando por Barrales, aunque se lo diga el dirigente del PAN”, consideró el investigador.

A nivel nacional conforme transcurra el tiempo de las precampañas, cada uno de los estados en donde habrá elecciones de Gobernador, también jugará un papel importante en la contienda.

Los candidatos en cada una de las entidades podrían modificar el tablero nacional, agregó.

“En general donde haya elecciones a Gobernador, tendremos que hacer consideraciones particulares, porque pueden mover al tablero nacional”, finalizó.

Fuente: Sin Embargo.

Compartir.