Atractivo para la inversión y el empleo.

#

Por Marco Antonio Cortez Navarrete

“Sin paz y seguridad no hay futuro”, fue el título de una colaboración realizada el 20 de septiembre pasado para este portal de noticias “La Vieja Guardia” y en cuyo primer párrafo, a su vez, hicimos alusión a otro publicado el 7 de ese mismo mes donde señalamos que “el estado (Yucatán) es un oasis de esperanza para miles de mexicanos”.

Hoy miércoles 3 de octubre, apenas dos días después de tomar posesión como gobernador, Mauricio Vila Dosal, visitó a primera hora las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), ubicadas en el kilómetro 46.5 del anillo periférico poniente.

Ahí, ante los elementos de esta corporación y representantes de otros organismos encargados de velar por la paz y la seguridad, el jefe del ejecutivo reiteró el compromiso y propósito de la SSP encaminado a beneficiar y mejorar la calidad de vida de las personas que viven en estas hermosas tierras

Tal y como señalamos en aquellas publicaciones, hoy el gobernador dejó en claro que un estado con paz y seguridad es atractivo para las inversiones y la generación de empleos, destacando, sin duda, la actividad turística convertida desde hace un buen rato en una de las principales, sino es que la más importante ya, fuente de divisas para el país.

Para asegurar lo anterior, el gobernante fijó acciones concretas e inmediatas, entre las cuales podemos subrayar el incremento del personal debidamente profesionalizado y un programa permanente de capacitación o actualización.

Destacó asimismo la estrecha vinculación con corporaciones afines de todos los órdenes de gobierno: PGR, Ejército, Fuerza Aérea, Marina y Policía Federal, etcétera.

Todo lo anterior ratifica la trascendencia que tiene la seguridad para un estado como Yucatán. El mensaje es categórico, la estabilidad económica y social tienen sus cimientos en la seguridad, en la medida que nuestras familias; padres e hijos, puedan transitar en paz y seguros de tener corporaciones de confianza, en esa medida Yucatán navegará en aguas tranquilas y viendo claro en el horizonte.

Cierto, hay chispazos que amenazan La Paz pero confiamos en su pronta extinción. Así inicia este camino de esperanza en tener un mejor estado.

Compartir.