Audiolibros incipientes en el mercado colombiano pero con futuro

#

Los audiolibros en el mercado colombiano son incipientes, pero su futuro es prometedor como herramienta para la educación, en donde las editoriales empiezan a montar sus propias plataformas, advierten expertos.

“Los audiolibros en el mercado colombiano apenas esta comenzado el desarrollo, pero todavía no hay avances significativos. No hay muchos datos estadísticos que nos indiquen la penetración de los audiolibros”, dijo a Notimex, el director de la Editorial Universidad El Rosario, Juan Felipe Córdoba.

En el caso de Bogotá, se está dando un desarrollo fundamentalmente en el sector privado, como es el caso de la Universidad El Rosario, que tiene varios proyectos de la agenda para presentar una oferta multimedia.

La oferta de libros en formatos digitales como los audios y/o videos es una herramienta que definitivamente suma para la enseñanza desde los niveles pre escolares hasta universitarios, y se convierten en una “oportunidad para el trabajo pedagógico en el mundo de la educación.

Se requiere, en el caso de Colombia, un desarrollo más especial, pero creo que hay una oportunidad”, subrayó Córdoba.

Lo más importante es identificar el uso de los contenidos en el formato de audiolibros, o multimedia, que la Ley colombiana protege todos los derechos de autor, enfatizó el director de la Editorial de la Universidad El Rosario.

La Red de Bibliotecas de la Fundación EPM (Empresas Públicas de Medellín), ofrece alrededor de cuatro mil títulos entre libros digitales y audiolibros: Novelas, cuentos, ciencia, naturaleza, entre otros en formatos adaptativos que permiten una lectura cómoda en tabletas, teléfonos inteligentes y computadores.

La ventaja de los audiolibros son muchas, y entre ellas están el ahorro del tiempo, y la estimulación e incentivo a hacer dos cosas al tiempo, sin perjudicarse la una a la otra.

Por ejemplo, el usuario puede escuchar un audiolibro mientras maneja, mientras se da una ducha, o mientras hace ejercicio. Entre los temas de más demanda en los audiolibros, además de los clásicos de literatura, están los ejemplares que tratan sobre autoayuda, negocios, liderazgo y cocina.

El primer caso de audiolibros que se dio en Colombia, data del año 1975, cuando el escritor colombiano David Sánchez Juliao inició la grabación en este formato con sus textos narrativos, como: ¿Por qué me llevas al hospital en canoa, papá?, El Flecha, El Pachanga, Fosforito, y Pedrito el soñador.

En la red de internet existen diversos portales de mercadeo de audiolibros cuyos costos pueden oscilar entre dos a 30 dólares, dependiendo del género y el autor.

Fuente: Notimex

Compartir.