Avanza en América Latina debate de marihuana para uso medicinal

#

Guatemala, Oct (Notimex).- El artífice de la regulación de la marihuana con fines medicinales en Colombia, Juan Manuel Galán, defendió la iniciativa que se convierte en una tendencia en países de América Latina, pese a la oposición de sectores ultraconservadores.

El exsenador colombiano, hijo del legendario candidato presidencial Luis Carlos Galán, asesinado el 18 de agosto de 1989, consideró en entrevista con Notimex que el Estado debe tomar el control del cultivo, distribución y uso de la marihuana.

"Soy el autor de la ley que regula el uso medicinal de la marihuana en Colombia. Al principio, cuando propuse el proyecto, creían que estaba loco, sobre todo los más conservadores. Me decían, usted, hijo de Luis Carlos Galán, asesinado por el narcotráfico, como se le ocurre proponer que se legalice la marihuana", recordó.

Según el exsenador, "precisamente porque hay que acabar con el negocio de la marihuana y los narcotraficantes", es necesario acudir a opciones viables, diferentes a la prohibición o lucha armada contra las drogas.

Además “hay que tener claro que sustancias como la marihuana tiene beneficios para la salud y se le puede dar un buen uso, para lo cual se administra en extractos, aceites y esencias".

Explicó que si es administrada y controlada por un médico, quien determinará en qué dosis y casos se recetará, la marihuana "puede mitigar los efectos de un cáncer, de una quimioterapia, de una esclerosis múltiple, dolores crónicos, problemas de sueño, de apetito", entre otros padecimientos.

Entonces -se preguntó el político colombiano- si ayuda para tratar "una cantidad de enfermedades, por qué no darle esa sustancia a las personas que la necesitan para curarse o paliar los síntomas de las enfermedades que padecen".

Aclaró que si bien "legalización" y "regulación" pueden ser términos similares, recomendó utilizar el segundo concepto. "La gente entiende o se imagina que legalización es que algo que estaba prohibido ahora queda permitido, pero no es así".

"Regulación implica que el Estado se encargue de regular la sustancia, su calidad, precio, acceso, dosis, y cobrar impuestos también por el uso de la marihuana con fines medicinales", apuntó.

Consideró que la regulación es un proceso difícil, pero viable. "Si podemos regular sustancias que son peligrosas como la morfina y otras que son tóxicas, entonces por qué no podemos establecer una política regulación para todas las sustancias".

"La regulación de las sustancias además acabaría con el negocio criminal del narcotráfico", aseveró Galán, quien visitó Guatemala invitado como orador en el Foro Regional Esquipulas 2018, que analizó el tema "Hacia un nuevo modelo de desarrollo sostenible".

Dijo que la ley de regularización de la marihuana medicinal se aprobó en 2016 en Colombia y todavía no se puede evaluar su impacto.

Sin embargo, estimó que la modalidad de la cannabis medicinal "genera una industria alrededor, y lo más importante es que los pacientes en Colombia ahora tienen la esperanza de acceder a una sustancia que les ayuda y que por años estuvo prohibida".

"Ahora hay que cambiar la mentalidad, cambiar las reglas, educar por expertos a pacientes, médicos para el mejor uso de la marihuana medicinal. No es una cosa que se da de la noche a la mañana, en Colombia ya empezó el proceso".

Reiteró que es una manera efectiva de acabar con el narcotráfico que genera inusitada violencia. "La prohibición ha causado más víctimas en la guerra contra las drogas que las mismas drogas".

"Definitivamente hay que diseñar una nueva política de combate a las drogas. No podemos aplicar fórmulas que ya han demostrado su fracaso", como la prohibicionista y de lucha armada, puntualizó.

Dijo que mientras tanto se debe tratar "a los diferentes eslabones de la cadena del narcotráfico de una manera diferenciada, en especial a los más débiles, como son los campesinos que cultivan y el consumidor que es adicto y enfermo".

"Hay que tratarlos con un enfoque de salud pública y de derechos humanos y concentrar las acciones de las fuerzas armadas en los eslabones duros: las estructuras criminales, los grandes laboratorios y centros de procesamiento de droga".

Galán dijo que también es necesario que países consumidores, como Estados Unidos, asuman la corresponsabilidad, lo mismo que los países que producen los precursores químicos y donde se lavan los activos, fruto del narcotráfico.

"La solución estructural y de fondo, hacia la cual el mundo tiene que avanzar, es hacia una regulación total de las sustancias", sostuvo el exsenador colombiano, quien reiteró que "ésto acabaría el negocio criminal del narcotráfico".

Compartir.