Crecimiento Trascendente y Responsable

#

Por Marco Antonio Cortez Navarrete

Parece que fue ayer cuando un puñado de académicos, directivos, estudiantes y trabajadores de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) desafiaron la intensidad de los rayos solares para asistir a la colocación de la primera piedra de lo que sería –tiempo después- el primero de seis planteles proyectados para el moderno e innovador Campus de Ciencias Sociales Económico-Administrativas y Humanidades.

El amigo e historiador Felipe Couoh, académico de Ciencias Antropológicas, nos precisó que este hecho, para ser exactos, se registró en el marco de una celebración del aniversario de la casa de estudios, el número 78, lo cual quiere decir que fue en el año dos mil, apenas meses después de iniciada la gestión del entonces rector, doctor Raúl Humberto Godoy Montañez.

El abrazador sol no impidió que los universitarios e invitados atestiguaran la colocación de la primera piedra de lo que sería el arranque de un campus impresionante, hoy con enorme capacidad e infraestructura para albergar a cientos de estudiantes, docentes y trabajadores universitarios. La facultad de Ciencias Antropológicas dejó su antiguo edificio ubicado en una antigua casona en céntrica zona de Mérida.

Ese fue el arranque del campus, me acuerdo muy bien, tan bien que en ese entonces el doctor Julio Rubio Oca, doctor en física, ex rector general de la UAM, fungía como subsecretario de educación superior e investigación científica de la SEP, para un humilde comunicador, tal vez uno de los funcionarios del sector educativo con una sólida preparación, capacidad y visión.

La relación del rector de la UADY con el subsecretario, fue sin duda, el inicio de un proyecto que continuó con paso firme, sin titubeos, enfrentando problemas y superándolos con determinación, ahínco y dedicación. Después de Ciencias Antropológicas se crearon, en sus respectivos tiempos, las facultades de Psicología, Economía, Derecho, Educación y ahora, en plena marcha, Contaduría y Administración, sin olvidar, desde luego la biblioteca concebida como el eje articulador de ese y todos los campus de la UADY.

Lo anterior viene al caso porque recientemente se anunció que con una inversión de superior a los 40 millones de pesos comenzaron los trabajos de la cuarta etapa de la Facultad de Contaduría y Administración, la segunda del edificio de la Licenciatura en Rehabilitación de la Facultad de Medicina (Campus de Ciencias de la Salud), la remodelación y ampliación del edificio Administrativo de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (Ciencias Biológicas y Agropecuarias) y la edificación de servicios generales de la Facultad de Educación (también en Ciencias Sociales).

La UADY sigue adelante, aquella semilla que sembraron en un pequeño espacio del enorme terreno de 60 hectáreas o más, hoy rinde frutos de manera categórica y contundente. La casa de estudios que fundó Felipe Santiago Carrillo Puerto, un 25 de febrero de 1922, hoy es piedra angular para la construcción del presente y el futuro no tan solo de Yucatán, sino de toda la región sureste y del país. Sus más de 30 mil profesionales insertos en todas y cada una de las áreas del conocimiento son prueba fehaciente del trabajo y resultado de todos y cada uno de los rectores que tuvieron en sus manos el enorme compromiso de dirigir los destinos de la institución y de formar a quienes tendrán y ejercerán el destino de su estado y del país.

Hoy, además de sus escuelas preparatorias y de la unidad académica con interacción académica, la UADY tiene 5 campus en los cuales están 15 facultades incluyendo modernas bibliotecas, sus unidades de ciencias biomédicas y sociales, con más de 24,000 estudiantes en 45 licenciaturas, más de 50 posgrados, etc., etc., etc.

¿Y cuál es la clave para el éxito, para el logro de estas metas? Sin duda la Autonomía, esa misma que permite determinar el ejercicio de los recursos otorgados por los gobiernos federal, estatal y también los ingresos propios. Todo, con responsabilidad y transparencia para beneficio de la sociedad.

Compartir.