“¡De Iztapalapa para Coachella!”

#

Los Ángeles Azules extendieron sus alas hasta Coachella, y ayer, con su debut en el festival estadounidense, ingresaron al top 10 de las tendencias mundiales en Twitter.

“Son cosas que no esperas, que te va dando el tiempo. Ahorita, si comparamos nuestros inicios con lo de hoy (ayer), nada que ver.
“Por ejemplo, la frase ‘de Iztapalapa para el mundo’ la digo desde hace muchos años y rebasa todo porque se trata de música”, dijo Elías Mejía, líder del conjunto, en entrevista telefónica tras bajar del Coachella Stage.

El grupo mexicano abrió el escenario principal del cartel en Indio, California, donde hizo cantar y bailar cumbia a miles de asistentes.

Y hasta Justin Bieber, quien rondaba por el festival, se contoneó por unos segundos al son del grupo, al cual vio de lejos.

Tras casi una hora de show, todo era celebración y se olvidó el estrés que tuvieron antes de salir.

“¡Híjole!, estábamos con los nervios de punta cuando entramos, ¡pa’ su mecha! Eran nervios de nervios, nada de poquitos, pero cuando vimos que la gente ya estaba pidiendo que entráramos, dije ‘vamos a ver qué pasa’.

“Cuando empezamos a tocar quién sabe de dónde salió la gente, venían caminando, corriendo, y se fue llenando el lugar. Está inmenso, para llenarlo (está) difícil”, agregó el bajista.

La formación de los hermanos Mejía tocó desde las 15:20 (hora local) temas como “Entrega de Amor” y “Las Maravillas de la Vida”.

En cuanto Elías saludó, en español, “¡de Iztapalapa para Coachella!”, resonó la ovación de la multitud.

“Había de todo: morenitos, güeros, y qué te digo de México, había un montón de banderas. Había banderas de Guatemala, Costa Rica, de todos lados. Estuvo padrísimo.

“Me decían ‘¿va a hablar en español o en inglés?’. Les dije: ‘Yo soy de Iztapalapa y hablo español’. Fue la locura con el idioma, sabes que cuando la gente entiende eso de ‘manos arriba’, ‘todos gritando’ y ‘arriba las mujeres’ y todas esas cuestiones, la gente se aloca”.

Terminaron a las 16:10 horas y no habían comido, pero iban a comenzar un tour de medios.

“Me siento satisfecho de haber hecho un sueño realidad al entrar a otro ambiente, a otro festival, porque no acostumbramos hacer este tipo, como Coachella.

“Sí nos sentimos como en casa, por eso digo que es un orgullo estar aquí, y el recibimiento del público que estuvo al frente fue algo maravilloso”, expresó.

Durante el show interpretaron “Cómo Te Voy a Olvidar” con Gil Cerezo, Ulises Lozano y César Pliego, de Kinky, y cerraron con “17 Años” al lado de Jay de la Cueva. El viernes 20 “volarán” nuevamente en Coachella.

“Tenemos mucha emoción de regresar porque sabemos que la cumbia ya llegó, ya está aquí, y esto sí es cumbia y lo demás… quién sabe”.

Fuente: Reforma

Compartir.