Desnutrición y fracturas es lo que suele llevar plumíferos pacientes al Hospital de Aves de la UNAM

#

Cd. de México (09 diciembre 2017).- En este hospital, los pacientes son periquitos australianos, loros, canarios, guacamayas, tucanes, ninfas, gallinas, patos, pavo reales, halcones, águilas y demás especies plumíferas.

Se trata del Hospital de Aves de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM, el sitio ideal para recuperarse de problemas de desnutrición o comportamiento, fracturas o infecciones.

Por su belleza, simpatía y su fácil adaptación a espacios reducidos, las aves han estado siempre presentes en la vida de los mexicanos pero, en la actualidad, esta relación va en ascenso porque cada vez más personas las prefieren como animales de compañía, explica en entrevista Juan Carlos Morales Luna, veterinario zootecnista responsable de la Clínica de Aves.

"Este gusto por las aves se ha incrementado por una situación muy particular, ahora la expectativa de vida de la gente es más larga y se encuentra sola, entonces requiere de un compañero, que en este caso pudiera ser un perro o un gato, sin embargo, les cuesta trabajo sacarlo a pasear, no lo pueden llevar a vacunar, bañarlo o lo que sea, y una opción son las aves", comparte.

Por sus características muy particulares, señala, un médico veterinario general no puede tratar clínicamente a un ave enferma, de aquí la necesidad de contar con un hospital como éste que, desde hace 14 años, atiende los problemas de salud de estas especies.

Las que más solicitan consulta médica son alrededor de 50 especies entre loros, cacatúas, guacamayas, pericos, canarios, gorriones, patos, gansos, cisnes, pavo reales, faisanes, gallinas, halcones y águilas.

"Cada año llegan a este hospital alrededor de mil 800 aves para ser atendidas", expone.

La principal demanda de consulta está relacionada con problemas de desnutrición debido a que los dueños no se informan con un experto sobre cuál es el mejor plan de alimentación para sus aves.

En segundo lugar, abunda, se ubican los problemas de comportamiento debido a que se estresan y algunas se arrancan las alas a consecuencia del nerviosismo y en tercer lugar están las fracturas que son frecuentes cuando se atoran en algún punto de la jaula.

Lesionados por el sismo

Tras los sismos de septiembre, al Hospital de Aves llegaron 17 pacientes lesionados que presentaron fracturas por golpearse al momento que cayó su jaula, pero también por crisis de ansiedad y nerviosismo, informa Morales Luna.

"Siempre que hay temblores sabemos que van a llegar aves fracturadas. Tuvimos alrededor de 17 atenciones y de esas unas 6 o 7 aves hospitalizadas debido a que estaban traumatizadas, pero ya todas están dadas de alta", afirma el especialista.

Alitas saludables

Juan Carlos Morales Luna, responsable de la Clínica de Aves te recomienda considerar:

-En caso de enfermedad, el ave debe ser atendida por un especialista.

-Es una mascota longeva, algunas llegan a vivir hasta 80 años.

-Cada especie tiene requerimientos específicos de alimentación y cuidado. Asesórate con un experto sobre el plan de alimentación de tu ave.

-Evita fracturas, elige una jaula con proporciones acordes a tu ave. Elige una rectangular, grande, con puertas grandes, con perchas naturales y juguetes.

-Ubícala en un lugar seguro, nunca en la cocina ni en el baño. Debe darle el sol y la sombra para que el ave elija en dónde colocarse.

-Evita tratarlas como si fueran personas. Los loros y patos son tan inteligentes que se apropian de su dueño y esto puede obstaculizar su desarrollo.

"Por ejemplo, si yo tuviera un loro hembra y la estuviera acariciando constantemente, si llega a la madurez sexual y no tiene pareja, me va identificar a mí como pareja y cualquier persona que se me acerque la va atacar. Si yo le hago caso a la persona que se me acerque, me va a morder a mí. Se vuelven celosos, después puede arrancarse las plumas o se muere".

Pon atención

Signos que te pueden alertar que tu ave está enferma.

-Está apática.

-Pasa mucho tiempo con los ojos cerrados.

-Ha disminuido su consumo de alimento.

-Se encuentra en un rincón de la jaula la mayor parte del día.

-Dejó de hablar o cantar.

-Ya no muestra tanto interés por lo que sucede a su alrededor.

-Tiene diarrea.

-Se ve pálida.

Más información:

El Hospital de Aves se localiza en la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM.

Presta servicio de lunes a sábado de 10 a 16 horas. De 16 a 20 horas sólo se atienden urgencias médicas.

La consulta general tiene un costo de 250 pesos.

Fuente: Reforma.

Compartir.