Dureza en piel y dificultad para mover manos son síntomas de esclerodermia

#

Guadalajara, Jul (Notimex).- El dolor al mover los dedos de las manos o que estos se pongan blancos o azules, demasiado fríos, además de durezas en ciertas zonas de la piel, puede ser indicio de esclerodermia, indicó la experta Susana Rodríguez Beltrán.

La dermatóloga adscrita al Hospital de Especialidades del IMSS Jalisco refirió que esclerodermia es una enfermedad autoinmune, no contagiosa, que puede causar discapacidad irreversible.

Añadió que existen dos variantes de la enfermedad, "una es la localizada, la cual generalmente no afecta órganos internos y simula un golpe en el rostro, los brazos y las manos, y en el caso de los niños suele aparecer una línea a la mitad de la cara, conocida como golpe de sable, la zona puede doler, enrojecerse y hundirse".

Manifestó que en algunos pacientes esta lesión aparece en brazos o dedos, de manera lineal o en forma de gota, "hay dolor en articulaciones similares a los de enfermedades reumáticas, por lo que será necesario realizar un diagnóstico clínico y otro laboratorial para confirmar la esclerodermia, en muchos pacientes los dedos de las manos se vuelven azules y están demasiado fríos".

Rodríguez Beltrán indicó que la otra variante de la esclerodermia, es sistémica, "es decir, el endurecimiento de la piel se extiende y afecta a órganos y tejidos como los de los pulmones, el estómago, la boca y los riñones, por lo que dificulta la respiración, la alimentación y puede causar tanto insuficiencia renal como problemas para moverse".

"En estos casos la atención del paciente depende de los especialistas correspondientes: neumólogo, gastroenterólogo, reumatólogo, internista, nefrólogo o rehabilitador", dijo.

Recomendó a este tipo de pacientes llevar una vida más saludable a fin de mantener sus funciones orgánicas en las mejores condiciones posibles; "fumar, por ejemplo, empeora el estado de los pulmones, por lo que no se recomienda; y beber en promedio dos litros de agua natural al día ayuda a la función de los riñones".

"Para los pacientes que tienen dificultades para digerir los alimentos, se les recomienda hacer, además del desayuno, comida y cena, dos colaciones una a medio día y otra a media tarde, para ayudar a su sistema digestivo, como suele haber estreñimiento es necesario incluir mayores cantidades de fibra en la dieta diaria", señaló.

Compartir.