El asteroide que encendió las alarmas por pasar a "solo" 64.000 kilómetros de la Tierra

#

Pese a la alarma generada por algunos usuarios de redes sociales, ningún asteroide chocará contra la Tierra este viernes.

La preocupación surgió después del anuncio de que el asteroide bautizado como 2018 CB de hasta 40 metros de diámetro pasará "cerca" de nuestro planeta.

Dicha cercanía, sin embargo, es en realidad una distancia de 64.000 kilómetrosde nuestra órbita.

Para tener una referencia, la Luna se encuentra a unos 400.000 kilómetros de nosotros.

Por ello, aunque el asteroide pudo ser observado desde la Tierra con un buen telescopio -el momento de máxima aproximación fue en torno a las 22:30 hora GMT-, no supone en absoluto un riesgo de catástrofe.

Es cierto que la NASA lo llegó a clasificar como "potencialmente peligroso", pero al igual que ubica en esa categoría todos los asteroides que pueden tener una cercanía con la Tierra.

La trayectoria del 2018 CB, sin embargo, hace que el riesgo de impacto sea nulo.

"Una o dos veces al año"

Aunque no es la primera vez que un asteroide se acerca al planeta, en esta ocasión llama la atención el tamaño de la roca.

"El asteroide es bastante pequeño, pero podría ser superior al que entró en la atmósfera, en el año 2013, sobre el cielo ruso", explicó en un comunicado Paul Chodas, gerente del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA.

"Los asteroides de este tamaño no suelen acercarse tanto a nuestro planeta, quizá una o dos veces al año", dijo el experto.

La existencia de este asteroide era desconocida hasta el pasado domingo, cuando fue identificado por el Catalina Sky Survey de la Universidad de Arizona, Estados Unidos, un proyecto fundado por la NASA para contemplar el movimiento de asteroides o de otro tipo de objetos cuyas órbitas pueden acercarse a la de la Tierra.

Este martes, otro pequeño asteroide conocido como 2018 CC y de entre 15 y 30 metros de diámetro pasó a 184.000 kilómetros de la Tierra, una distancia que lo hizo invisible para el ojo humano.

Fuente: BBC Mundo.

Compartir.