El Pacífico alberga tanto plástico como tres veces la superficie de Francia

#

Hace casi un año relatabamos aquí la hazaña de Boyan Slat, un joven holandés que con tan solo 18 años consiguió movilizar a científicos de prestigio, medios de comunicación de varios países y donantes de cheques con muchos ceros para llevar a cabo la mayor limpieza del océano de la historia. ¿Limpiarlo de qué? Del plástico, claro está.

Y hoy volvemos a hablar de la fundación de Slat, Ocean Clean Up, y de un grupo de científicos de seis universidades, porque todos ellos acaban de publicar un estudio sobre la realidad de la contaminación del océano Pacífico en la revista Scientific Reports. El titular del estudio es impactante y a la vez horroroso: la cantidad de plástico que pulula hoy en día en el Pacífico es equivalente a casi tres veces la superficie de Francia. Esta cifra es 16 veces mayor de lo que se había estimado con anterioridad.

La Fundación Ocean Clean Up se ha dedicado a mapear la isla de plástico que cubre una gran área en el Pacífico con el objetivo de mejor organizar la inminente limpieza este mismo año. El informe es el resultado de tres años de investigación del amasijo de basura que flota entre Hawái y California (The Great Pacific Garbage Patch – GPGP, por sus siglas en inglés), la zona con mayor acumulación de plástico de la Tierra. Para hacer un buen rastreo fletaron 30 buques que cruzaron simultáneamente el océano, cubriendo cada uno una zona diferente, y contaron también con la ayuda de dos aviones de exploración.

El Pacífico alberga tanto plástico como tres veces la superficie de Francia

¿Qué encontraron después de tanta observación? Que el GPGP alberga 1,8 billones de objetos de plástico, el 8% de los cuales son microplásticos, realmente minúsculos, menores de cinco milímetros y que la zona ha ido creciendo de manera exponencial desde que se hicieran los primeros mapeos, en los años setenta del siglo pasado. The Ocean Clean up va a prepararse, con estos nuevos datos en la mano, para iniciar su tarea de limpieza del océano este próximo verano. El objetivo es recuperar el 50% del plástico del Pacífico.

El fondo de los océanos ha sido menos mapeado que la superficie de Marte

Otro estudio, en este caso financiado por el Gobierno británico, y hecho público también recientemente, alerta de que la cantidad de plástico en el océano podría multiplicarse por tres en solo una década. Es interesante que el estudio británico, que se titula The future of the sea (El futuro del mar), denuncie que vivimos una “ceguera marítima”, en el sentido de que la Humanidad ha invertido más en la carrera espacial que en conocer el ecosistema marino. Es decir, el fondo de los océanos ha sido menos mapeado que la superficie de Marte.

El Pacífico alberga tanto plástico como tres veces la superficie de Francia

Y es esa ceguera, o ese desconocimiento, lo que provoca entre otras cosas que estemos destruyéndolo sin siquiera tener conciencia de ello. Los autores del informe sugieren que se cree una misión hacia el “Planeta Océano” para replicar en la sociedad la misma ilusión que genera la carrera espacial. Me pregunto si no “despreciamos” los océanos precisamente porque los tratamos como vertederos globales, esos territorios sin dirección conocida donde van a parar nuestras aguas residuales y nuestras basuras incontroladas. ¿Quién quiere mirar lo que pasa dentro de la taza del WC?

Las conclusiones de ambas investigaciones no son nada halagüeñas ni para el océano ni para la vida en el planeta en general. La dimensión de la tragedia parece escapar de nuestro pequeño ámbito de acción. ¿Qué hacer? Ni sentirse impotente ni resignarse ante lo que parece inevitable. Mejor actuar a pequeña escala que no hacer absolutamente nada. Lo dijimos ya en el post de la semana pasada: que cada uno asuma su responsabilidad y “ayune” de plástico en la medida de sus posibilidades. La bolsa que hoy yo no tiro a la basura, porque he renunciado a ella en la caja del super, es un plástico menos que irá a parar al fondo del mar. Y si se unen unas cuantas personas, se puede organizar un plastic attack, al estilo británico, como contábamos en el post de la semana pasada.

Fuente: El País

Compartir.