El Veracruz de Yunes huele tan podrido como el de Javier Duarte: corrupción, ejecuciones, fosas…

#

Ciudad de México, 17 de marzo (SinEmbargo).- “Lo que sucedió es lo oficial, la Fiscalía ya tomó nota, no se basa en lo que dicen, se basa en hechos, hubo un enfrentamiento”, dijo el panista Miguel Ángel Yunes Linares, Gobernador de Veracruz. Pero una fotografía, en la que se alcanza a ver aún con vida a una de las jóvenes asesinadas en Río Blanco, derrumbaría su versión…

Las dudas vuelven a posarse sobre los uniformados: ¿Asesinaron sin razón a los ocupantes de la camioneta Honda que circulaba cerca de una plaza comercial, en Río Blanco, el sábado 10 de marzo? ¿Hubo de verdad intercambio de fuego? ¿Por qué los testigos, de acuerdo con medios locales, aseguraron que las hermanas Nefertitti y Grecia Camacho Martínez recibieron un tiro de gracia? ¿Los policías hicieron su trabajo o ejecutaron de manera extrajudicial?

Las preguntas sobre el caso se dan también en el marco de una nueva revelación periodística que involucra a Jaime Ignacio Téllez, Secretario de Seguridad Pública del Gobierno de Miguel Ángel Yunes, quien, se afirma, está ligado a Guadalupe Hernández Hervis, “La Jefa”, operadora de Los Zetas en la entidad, según señala una investigación realizada por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), a la cual tuvo acceso el periódico Reforma.

De acuerdo con el diario capitalino, la Procuraduría General de la República (PGR) sospecha que “La Jefa” desempeña la función de “notificadora” y “enlace” de Los Zetas con el funcionario estatal. También expone que luego de intervenir llamas, tras recibir una autorización judicial, la SEIDO descubrió que “La Jefa” mantenía comunicación con Jaime Ignacio Téllez durante el mismo lapso en el que ella negociaba el pago de 2 millones de pesos como rescate de una persona secuestrada que luego fue asesinada por sus captores.

EL DÍA DE LA TRAGEDIA

Eran casi las 16:00 horas. Colonia Benito Juárez, a 4.8 kilómetros de distancia de Orizaba. Nefertiti y Grecia viajaban a bordo del vehículo color arena. Autoridades les marcaron el alto y ellas, junto a los otros ocupantes, respondieron con fuego. Murieron armadas…O al menos esa es la versión oficial, misma que las involucró con la banda de “El Cachorro”, presunto líder “Z” en la entidad veracruzana.

La familia de las víctimas y los testigos, citados por medios locales, contradicen tales afirmaciones: las hoy muertas sólo iban de paseo, no formaban parte de ningún grupo criminal, no estaban armadas y fueron asesinadas a mansalva.

Pasó en el Veracruz post Javier Duarte de Ochoa. La entidad que, según Yunes Linares, tendría resultados en seguridad seis meses después de que él asumiera el cargo de Gobernador. Sucedió en el estado en que policías utilizaban fosas clandestinas para deshacerse de civiles.

SÓLO IBAN AL CINE

Las primeras fotografías mostraron a Nefertiti, Grecia y a otro joven, identificado como José Eduardo García, tumbados boca abajo sobre el asfalto. Ya no tenían signos vitales. Al otro tripulante, el cuarto, lo detuvieron. Después, y con el respaldo del Grupo de Coordinación Veracruz, se “acreditó” que los occisos eran criminales.

“Está demostrado que las tres personas estaban vinculadas a la delincuencia organizada. Es muy lamentable que mujeres jóvenes participen (en la delincuencia organizada), pero lamentablemente en este hecho se acreditó que así es”, dijo Linares el domingo 11 de marzo.

El mandatario dijo ese día que las autoridades veracruzanas realizan “investigaciones serias, a fondo”. Que hay ciudades, como Xalapa, en las que es raro que opere la delincuencia. Y si ocurre, la abaten o detienen. Ejemplificó con la desarticulación de bandas vinculadas a homicidios y secuestros en la misma capital y Coatzacoalcos. Y ofreció recompensas.

El panista planteó, además, que en la misma zona en la que fueron abatidas las hermanas se había acabado con 11 sujetos más que eran dirigidos por un tal “May”.

“La instrucción que les he dado a los integrantes de la Secretaría de Seguridad Pública, es que sean implacables con los delincuentes”, expuso.

Frente a sus palabras están las versiones testimoniales, en las cuales se aseguró que Grecia y Nefertiti sólo iban rumbo al Cinépolis. Verían una película y terminaron justificándose a mitad de una calle frente a uniformados que las ejecutaron.

Una imagen recuperada por el diario local Plumas Libres, y difundida en la semana por SinEmbargo, muestra a una de las jóvenes erguida. Aparentemente aún con vida frente a un policía. Después, la misma persona aparece ejecutada.

Los hechos han causado indignación entre los pobladores. Condenan la muerte de las hermanas, quienes no rebasaban la mayoría de edad. Lamentan que sus vecinas hayan sido asesinadas a mansalva. Sólo eran unas niñas. 14 y 16 años, respectivamente.

QUE PGR ATRAIGA INVESTIGACIÓN

La Procuraduría General de la República (PGR) debe atraer el caso de las dos hermanas asesinadas, demandó el grupo parlamentario del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) desde el Palacio Legislativo de San Lázaro, en la Ciudad de México.

A través de Jesús Valencia Guzmán, Secretario de la Comisión de Derechos de la Niñez, Morena exigió el jueves 15 de marzo que “haga un enérgico pronunciamiento institucional por parte de la Cámara de Diputados condenando el asesinato de dos hermanas menores de edad en Río Blanco, Veracruz, presuntamente a manos de autoridades del Estado”.

“El caso cobra relevancia debido a que la mayoría de los periódicos consignan fotografías de Nefertiti, de 16 años, sentada en la calle cabizbaja, sin armas ante la vigilancia de un policía, y minutos después tirada boca abajo en medio de un charco de sangre al pie de un agente policiaco. Su hermana Grecia, de 14 años, aparece también muerta boca abajo con un arma de fuego en sus manos”, explicaron.

Por los hechos, Morena solicitó la renuncia del Secretario de Gobierno de Veracruz, Rogelio Franco Castán, y del Secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marié.

El mismo día, y en una conferencia trasmitida en redes sociales, la Fiscalía veracruzana volvió a justificar lo ocurrido. Expuso las mismas conclusiones que Linares: eran criminales, levantaron sus armas.

Según la información, una denuncia anónima llevó a los funcionarios a realizar un recorrido por calles de Río Blanco. Y fue ahí que, a través de comandos de voz, se pidió que el vehículo se detuviera. Y no…no lo hizo.

“Los policías repelieron la agresión y como consecuencia abatieron a los jóvenes. Es importante señalar que en este evento no hubo ninguna ejecución extrajudicial. Armas de fuego ponían en riesgo a los policías”, indicó el Fiscal.

Hacía mucho tiempo que Nefertiti y Grecia habían abandonado sus estudios y casa, y se habían unido al crimen, justificó.

EL VERACRUZ VIOLENTO

Veracruz, el de Yunes Linares, cerró 2017 con mil 562 homicidios dolosos, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Al menos cuatro personas, según lo anterior, fueron asesinadas al día. Es decir, en la entidad mataban a alguien por lo menos cada seis horas.

A la cifras hay que sumarles los 79 feminicidios que contabilizaron las autoridades.

A finales de febrero, la agencia AP reportó que la policía del estado de Veracruz, “infestado de corrupción, creó unidades que empleó tácticas de guerra sucia para secuestrar, matar y hacer desaparecer a por lo menos 15 personas, en su mayoría jóvenes, sospechosas de ser informantes y “mulas” de los cárteles del narco”.

Las acusaciones presentadas contra ex jefes policiacos de Veracruz “muestran todas las señales de las violaciones de derechos humanos de las tristemente célebres campañas contra las guerrillas en los años de 1960 y 1970”.

“La policía en sus patrullas recogía a los jóvenes, pero no registraba los arrestos. Los entregaba a escuadrones especializados en interrogatorios y torturas que funcionaban en la misma academia de policía, que luego los mataban y hacían desaparecer los cuerpos”, detalló la agencia que tuvo acceso a las actas.

Así actuaban hace décadas y siguieron haciéndolo.

También en este 2018 se supo que la Fiscalía veracruzana tenía abiertas 124 carpetas de investigación por desaparición forzada. Uniformados, según la información, participaron en al menos 202 casos en 52 municipios. Todos habrían ocurrido durante la administración de Duarte de Ochoa.

De acuerdo con estadísticas oficiales, durante 2017 en Veracruz mataron a cuatro personas cada día, esto es: una persona cada seis horas.

Compartir.