Financiamiento a los sectores productivos, rezagado en AL y el Caribe

#

Ciudad de México. El financiamiento a los sectores productivos, esencial para el crecimiento de la economía, se encuentra tan rezagado en América Latina y el Caribe que sólo alcanza un nivel de profundidad, es decir créditos existentes en relación al producto interno bruto (PIB), de tan sólo 0.08 por ciento, por debajo del promedio de 0.12 de los países emergentes y menos de la tercera parte del 0.3 por ciento de las economías desarrolladas, advirtió el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La profundización financiera se refiere a la capacidad del sistema financiero de transmitir recursos al sector real y se mide a partir de la relación que existe entre la cartera de créditos y PIB de un país o una región.

El organismo abundó que este indicador incluso presenta un nivel inferior en la región latinoamericana al que se esperaría por el PIB per cápita que registran los países que la integran.

“La profundidad del crédito en la región latinoamericana es una fracción de lo que representa en países con similar nivel de desarrollo. Asimismo, los mercados de capitales son, con algunas excepciones, relativamente incipientes y están concentrados en unos pocos emisores. A pesar de los avances recientes, persisten también algunas debilidades en materia de supervisión y regulaciones macroprudencial”, indicó el organismo en un estudio reciente sobre el financiamiento del sector productivo de América Latina y el Caribe.

Abundó que los activos de los bancos que operan en la región sólo crecieron 4 puntos porcentuales en una década al pasar de 39 por ciento del PIB en 2003 a 43 por ciento en 2013, apenas la cuarta parte del crecimiento de 17 por ciento registrado en el mismo periodo en Asia sudoriental donde los activos bancarios subieron de 37 a 57 por ciento del PIB o la séptima parte respecto al disparo de 31 por ciento en Europa Oriental y Asia Central donde se elevó de 20 a 51 por ciento de sus economías. En Europa el crédito bancario ya equivale al 121 por ciento del PIB de la zona o en los países emergentes de Asia llega a 96 por ciento.

Además de que el crédito bancario para América Latina y el Caribe ha crecido a menores tasas que en otras regiones, el BID destacó que el destinado a las empresas representa 60 por ciento del total, lo que implica 6 puntos por debajo del registrado en el año 2000.

El crédito bancario que más se ha expandido en Latinoamérica es el de consumo porque, indicó, resulta de menor complejidad y plazos, pero en detrimento del sector productivo. Brasil representa una excepción porque el crédito a empresas, en particular para la industria, aumentó 11 por ciento en promedio a tasa anual entre 2012 y 2014.

El nivel de crédito bancario para el sector productivo en México es de apenas 22.5 por ciento cuando se esperaría que fuera de 42 por ciento por el tamaño de su economía, así como de su población, sostuvo el BID. En Argentina y Perú es de 19 y 32 por ciento, respectivamente, pero debería ser de 71 y 56 por ciento.

Además las tasas de interés cobradas al sector productivo resultan más elevadas que en otras regiones y con márgenes netos de intermediación elevados, cercanos al 5.5 por ciento frente a 2 por ciento de los países de la OCDE y 4 por ciento de Asia.

“Esta situación tiene consecuencias negativas para el funcionamiento y el crecimiento de las empresas. En la región sólo 36 por ciento de las empresas utilizan crédito para financiar capital de trabajo y en el Caribe sólo 20 por ciento, frente a 38 por ciento de Asia y 48 por ciento de Europa. Por su parte, sólo 20 por ciento de las empresas de la región utiliza crédito para financiar inversión, frente a 40 por ciento de Asia y Europa, al tiempo que 30 por ciento de las empresas señala la falta de acceso al crédito como un obstáculo importante para su funcionamientos y algunas optan por excluirse y recurrir a fondos propios, si los tienen u otras fuentes de financiamiento”, sentenció el BID.

Fuente: La Jornada.

Compartir.