Incremento poblacional, ligado a mayores riesgos por fenómenos naturales

#

México, Oct (Notimex).- El peligro relacionado a fenómenos naturales, ha aumentado principalmente por incremento de la población que, sin una planeación urbaba adecuada, se asienta en las ciudades, afirmó el geofísico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Jaime Urrutia Fucugauchi.

En el marco de la mesa de trabajo "Riesgos y Peligros. Prevención y mitigaión" organizado por El Colegio Nacional, dijo que un ejemplo es la Ciudad de México, la cual presenta riesgos adicionales por la densidad de población en zonas relativamente pequeñas.

En entrevista con Notimex, el científico explicó que cuando se une el factor social con fenómenos naturales como sismos, huracanes, erupciones volcánicas, entre otros, es cuando se afectan más a las poblaciones.

“Con el incremento de la población los riesgos aumentan. Por ejemplo, si concurren sismos o erupciones en una zona deshabitada, no se transforman en un desastre” apuntó.

En el caso de los volcánes Popocatépetl y Colima, dijo, la gente está consciente de los riesgos. La tarea que tenemos es que los programas sean los más adecuados.

A pesar de que se conocen los riesgos por habitar en dichas zonas, estas áreas son atractivas para el sector económico. Por ello, las autoridades deben contar con mejores programas de prevención y mitigación, para reducir la pérdida de vidas humanas.

El caso más claro es el de California, donde se encuentra la falla de San Andrés, una zona de alta sismicidad”, explicó.

Para evitar una tragedia como la ocurrida el pasado 3 de julio, por el volcán de Fuego en Guatemala, la cual dejó cerca de 190 muertos, con afectaciones a más de 1.7 millones de personas, Jaime Urrutia dijo se debe trabajar de forma integral desde los distintos sectores.

“Tenemos mucho que avanzar al respecto, hablando de la catástrofe de Guatemala, debemos continuar ampliando las redes de monitoreo y hacer estudios más detallados de otros volcanes activos”, abundó.

Urrutia Fucugauchi puso como ejemplo la importancia de tener un programa adecuado y un análisis de riesgos de mayor precisión, los sismos de septiembre pasado, los cuales no presentaron pérdidas de vidas humanas como en 1985.

“Es prioritario dar a conocer a la población la importancia de estos fenómenos, cuáles son los peligros que enfrentamos. Debemos tener una mejor cobertura e infraestructura en todos los casos”, señaló.

El geofísico dijo que es mejor tener un programa de prevención y mitigación que tratando de resolver los efectos de un desastre natural.

Compartir.