Juego de Estrellas de la Liga Mexicana de Beisbol muestra a mejores exponentes

Por / hace 1 semana
#

El Juego de Estrellas nació el mismo año que se fundó la Liga Mexicana de Beisbol (1925), por iniciativa de Alejandro Aguilar Reyes “Fray Nano” y Ernesto Carmona, con el objetivo de que la gente tuviera la oportunidad de ver a los mejores exponentes del circuito, sin embargo, el juego estelar no se llevó a cabo en algunos años.

Previo al Juego de Estrellas de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), a realizarse este fin de semana en la ciudad de Campeche, Gabriel Medina, coordinador de medios del circuito, relató alguno de los pormenores de este “clásico de media temporada”.

Medina explicó que el Juego de Estrellas, a través de sus distintas ediciones ha cambiado de formato “en ocasiones se ha jugado contra representativos extranjeros, contra equipos cubanos o de Estados Unidos, entonces la configuración ha sido distinta”.

A pesar del cambio de formatos, añadió que la finalidad es darle a los peloteros una vitrina para exponer sus cualidades entre los jugadores más destacados, así como también da la oportunidad a los aficionados de ver un juego de altísimo nivel con los mejores exponentes en el diamante.

Respecto a la selección de jugadores, Medina explicó que los peloteros de posición que asisten al “clásico de media temporada” son elegidos a través de una planilla digital; los manejadores de cada una de las dos selecciones junto con un comité seleccionan a los lanzadores con base en sus estadísticas.

“Cabe recalcar que estos comités (…) además de evaluar el número de votos que tiene cada pelotero, también se tiene que evaluar el nivel de juego y hacer la configuración, hacer la confección de un roster de tal manera que tengas cubiertas todas las posiciones, hablando de lanzadores, de infielders, de outfielders y de catchers”, detalló.

Medina mencionó que el mecanismo para designar a los managers de cada selección es muy sencillo, ya que se eligen a los dos que llegaron a la serie final de la temporada pasada; en este caso, Puebla cambió de timonel, por lo que el comando del sur se le cedió a Willie Romero de los Leones de Yucatán, mientras que en el norte el responsable será Pedro Meré de Toros de Tijuana.

Acerca de la sede de esta edición número 85 del Juego de Estrellas, el entrevistado mencionó que Campeche fue seleccionado ya que “es un escenario majestuoso, un escenario que tiene ciertos matices distintos al resto de los parques de pelota porque está ubicado en el Malecón de Campeche”.

“Por detrás de los jardines, detrás de la barda del jardín izquierdo en particular está el mar entonces eso le da un marco todavía mucho más emotivo”, dijo Medina, quien además mencionó que ésta será la tercera ocasión en la que dicha ciudad es elegida luego de recibir este compromiso en 1990 y 2003.

Para recibir el “juego estelar”, el estadio Nelson Barrera recibió adecuaciones en prácticamente todas las áreas, tales como la compactación de la tierra, la implementación de la arcilla en el terreno de juego, renovación en toda la parte de espectaculares, nuevo acolchonamiento a toda la parte periférica del terreno de juego como la barda jonronera y el backstop.

En cuanto para la comodidad de los aficionados, también se remodelaron los servicios sanitarios, la explanada, misma que ahora cuenta con nuevas áreas para la oferta gastronómica, la tienda de “souvenirs”, así como se remodeló la sala de prensa y el alumbrado.

“La liga se está preocupando porque ahora los parques de pelota ofrezcan una buena iluminación que eso es directamente proporcional a la calidad de imagen en televisión que es justo lo que queremos ofrecer un espectáculo de primera línea en ese sentido”, destacó.

Al tratarse de un Juego de Estrellas, a realizarse en un parque bautizado con el nombre de uno de los más insignes peloteros del circuito, Nelson Barrera, el responsable de medios de la Liga Mexicana de Beisbol mencionó que no se le dará ningún homenaje a dicho pelotero.

En cambio, se le rendirá homenaje a Alejandro Ortiz, tercer pelotero con más cuadrangulares en la historia de la liga, bautizando con su nombre esta edición del Home Run Derby, mismo que se realiza un día antes del Juego de Estrellas.

Acerca del origen del festival de cuadrangulares, mencionó que en este año va por su edición número 14-15, aunque en estos últimos años se ha jugado con ocho peloteros, cuatro por cada zona, con la posibilidad de incluir al campeón de la edición pasada para que pueda refrendar su título.

En años anteriores, la zona ganadora del Juego de Estrellas también se quedaba con el derecho de abrir la serie final en su parque, sin embargo, Medina explicó que los dueños de equipo junto con el comité deportivo de la liga removieron esta condición para darle más justicia a los equipos que conseguían mejor posición en el “standing” global.

“Se puede impartir mayor justicia deportiva si se enfrentan en la serie final, obviamente los dos equipos que hayan calificado, pero que abra la serie en casa del equipo con el mejor porcentaje de ganados y perdidos en el “standing” global y no depender de un Juego de Estrellas que en algún momento podría ser circunstancial”, agregó.

Con la próxima apertura del recién construido parque en la Ciudad de México, el coordinador de medios de la liga dijo que la selección de esta sede para el próximo Juego de Estrellas ya estaba prácticamente prevista, por lo que la capital del país recibirá la siguiente edición del “clásico de media temporada” en 2018.

Sobre si el Juego de Estrellas debería recibir alguna adecuación para atraer más aficionados, Gabriel Medina contestó que habrá que hacer algunas en cuanto a elevar el valor de marca (LMB), de difundirlo de mejor manera y que la experiencia para los peloteros sea todavía mucho mejor.

“Creo que sí, para el aficionado directamente la liga tiene que trabajar más en el fortalecimiento de la marca y en entregarle un espectáculo que compita con los mejores entretenimientos del mundo”, agregó el entrevistado.

Para finalizar, Medina invitó a la gente que aún no es aficionada al "Rey de los Deportes” para que se acerque a alguno de los 16 parques de pelota con los que cuenta el circuito, ya que es una liga que está presente desde Tijuana con los Toros, hasta Yucatán con los Leones, y los Tigres en Quintana Roo, así que está prácticamente cubierto todo el territorio nacional.