Julio Cortázar: el recuerdo del “gigante” que rompió el paradigma de los cuentos

#

Se cumplen este martes 35 años de la muerte de Julio Cortázar, el escritor; poeta y traductor argentino que marcó con su obra a jóvenes y adultos y que con su novela Rayuela, publicada en 1963, desafió todos los parámetros literarios de la época. Muchas de las frases de sus cuentos tienen además una carga emocional y reflexiva, dignas de una persona que sirvió a la vez como ejemplo para muchos de sus colegas.

Lucio Aquilanti, el hombre que logró la mayor colección de sus libros, y el periodista español Jesús Marchamalo, autor de Cortázar y los libros, cuentan por qué era alguien tan especial y analizan a través de sus sus escritos la personalidad de un intelectual comprometido con su palabra. Veintisiete años fue el tiempo que le llevó al librero anticuario Lucio Aquilanti reunir la colección más importante de ejemplares de Cortázar: cerca de 850 libros; más revistas y catálogos, la cual decidió hace unos años, vendérsela a la Biblioteca Nacional. “Fue un honor y un dolor a la vez hacerlo”, precisó en diálogo con PERFIL.

Al tomar distancia de esa enorme colección que mantuvo casi tres décadas en un subsuelo de su casa, recordó cómo fue su acercamiento a la obra del autor: “Cuando empecé las clases en marzo de 1984, con 14 años, el primer día que tuvimos Literatura una profesora dijo que íbamos a leer una obra de un autor que acababa de morir y ella quería mucho: Julio Cortázar. Leímos Casa tomada y quedé fascinado. Fue un flechazo pero que tiene que ver con la admiración y el cariño, creo que a todos los que nos gusta sentimos eso, que es un autor próximo; cercano y cálido. Use siente amigo, él tiene algo distinto que es cómo llega a los jóvenes.”

La primera infancia de Julio estuvo rodeada de libros. “Leía tanto que contaba que su madre le llevó al médico para ver si era normal que dedicara tanto tiempo a los libros; y el médico recomendó que le limitaran las horas de lectura y que, a cambio, le obligaran a jugar al sol en el jardín. ‘Ese día descubrí que había gente idiota’, contaba Cortázar”, recordó el español. “De pequeño, Cortázar leía tanto que contaba que su madre le llevó al médico para ver si era normal que dedicara tanto tiempo a los libros”, cuenta Marchamalo Cortázar murió a los 69 años, el 12 de febrero de 1984.

Sus restos descansan al lado de los de su última esposa Carol Dunlop en el cementerio de Montparnasse de París. Muchos de los que visitan el lugar acostumbran a dejar ‘rayuelas’ dibujadas en papel en su tumba, como un homenaje y quizás también con la sensación de haber logrado finalizar el juego. “Siempre me ha impresionado su tumba cubierta de pequeños regalos que le dejan sus lectores: piedrecitas, notas, libros, flores, billetes de metro o de autobús. Nunca se sabe por qué hay autores que comunican de un modo tan singular, tan personal y emocional con sus lectores. En este caso, desde luego, es su obra, pero también, creo, él mismo.

Su compromiso político, sus convicciones sociales, su generosidad con determinadas causas, su honestidad lo han convertido en un referente, un mito” completó el autor también de un libro en cómic del creador de Rayuela, ilustrado por Marc Torices, el cual ganó dos premios en Festivales en España; la edición francesa salió semanas atrás, y confirmaron que la italiana se publicará en abril. “Nunca se sabe por qué hay autores que comunican de un modo tan singular, tan personal y emocional con sus lectores” Julio Florencio Cortázar nació en Bruselas, Bélgica, el 14 de agosto de 1914, país a donde había sido enviado su padre como diplomático.

Con apenas cuatro años llegó con su familia a la Argentina y se instalaron en Banfield, lugar que ya de adulto definió como “un barrio como los que se encuentran en las palabras de los tangos con calles no pavimentadas y gente que andaba a caballo. Había pequeños faroles en las esquinas, una pésima iluminación que favorecía el amor y la delincuencia en proporciones iguales. Eso hizo que mi infancia sea cautelosa y temerosa. Había un clima inquietante a veces”.

Banfield, era “un barrio como los que se encuentran en las palabras de los tangos con calles no pavimentadas y gente que andaba a caballo”. Cuando tenía 6 años, su padre los abandonó y no volvió a verlo ni a saber de él hasta que años más tarde se enteró de su fallecimiento. Quedó entonces con su madre y su hermana. Ávido lector desde muy chico, a los 9 había escribió su primera novela. Siguió sus estudios y se formó como maestro y profesor en Letras, y obtuvo su título de traductor. Nunca dejó de escribir.

Muchos de sus cuentos son autobiográficos y relatan hechos de su infancia pero sin dudas es su novela Rayuela, publicada en 1963, la que lo llevó a ocupar un prestigioso lugar entre los escritores contemporáneos, aunque no se pueden dejar de mencionar Todos los fuegos el fuego (1966); Bestiario; Las armas secretas; Los Premios; El libro de Manuel; Un tal Lucas; Historias de cronopios y de famas y Octaedro; entre otros. Amante del boxeo y del jazz. Se consideraba antiperonista. Se exilió en Europa, se involucró con la revolución cubana y la sandinista, en Nicaragua. Un rasgo físico distintivo era su gran altura: medía 1 metro 93 centímetros.

El músico e intérprete Jairo, muy admirador del escritor, contó en una entrevista hace ya algunos años, que coincidió en una reunión de amigos en París con él -en la que también estaba María Elena Walsh- y lo describió como “un tipo muy impresionante físicamente, muy alto, de la altura de un jugador de básquet, muy alto. Y esa cara tan infantil que tenía, esos ojos separados, tan azules. Un tipo muy especial”. Julio Florencio Cortázar nació en Bruselas, Bélgica, el 14 de agosto de 1914. Rayuela es considerada una obra maestra. Es un libro sí, pero a la vez son más de uno. Y es que el autor propone leer la historia de 155 capítulos de dos maneras: una del 1 al 56 de corrido, donde se encuentra el final; y una segunda alternativa que consiste en dejarse llevar por la guía a la que invita Cortázar al principio del libro, donde el lector inicia la historia en el capítulo 73 y luego salta al 1 y así durante todo el recorrido de este camino, para adentrarse en la trama, y por qué no, jugar con ella.

En una extensa entrevista en 1977 con el periodista Joaquín Soler Serrano para la televisión española, (disponible completa en Youtube), Cortázar reveló: “Yo pensé cuando terminé Rayuela que había escrito un libro de un hombre de mi edad para lectores de mi edad. La gran maravilla fue que ese libro cuando se publicó en la Argentina y se conoció en toda América Latina, encontró sus lectores en los jóvenes en quienes yo no había pensado directamente jamás al escribirlo. Entonces, la gran maravilla para un escritor es haber escrito un libro pensando que hacía una cosa que correspondía a su edad, a su tiempo, a su clima, y de golpe descubrir que en realidad planteó problemas que son los problemas de la generación siguiente. Me parece una recompensa maravillosa y sigue siendo para mí la justificación del libro…” Ese vínculo impensado para él, que pudo lograr con su novela, sigue vigente hasta la actualidad. Tal como definió alguna vez el autor, “en literatura no hay temas buenos ni temas malos, solamente hay un buen o un mal tratamiento del tema”.

Fuente www.perfil.com

Compartir.