La trampa de las redes

#

Por Manuel Triay Peniche

Este domingo, como nunca, las redes sociales han jugado un papel importantísimo en el ánimo de millones de mexicanos. Las elecciones celebradas en cuatro entidades, pero en especial el Estado de México donde votan casi 12 millones de ciudadanos, fueron tema durante muchas horas y las victorias pasaban de un partido a otro según el interés de unos cuantos, y muchos, muchísimos, les creyeron.

Las encuestas de salida, las que se realizan a las puertas de las casillas electorales, han perdido credibilidad en la mayoría de quienes se interesan en la política, principalmente porque carecen de veracidad y porque pueden hacerse a modo, mas sin embargo ayer llovieron en las redes sociales con más intensidad que el agua que cayó sobre Mérida a las mismas horas, y más de un encuestador salió a desmentir la suya porque, simplemente, no la había dado a conocer.

Desde siempre hemos señalado en estos espacios que sería infantil dar crédito a todo lo que leemos en las redes, pero son miles de miles quienes sí les hacen caso y el efecto es por demás importante. Así nos llegue después la aclaración, el primer impacto no se borra, o al menos no totalmente y la duda queda ahí sembrada. En el mejor de los casos el daño es que una mentira mancha la verdad.

En cuanto a los comicios, horas después de concluida la votación y antes de que se diera a conocer el PREP o conteo rápido oficial, tres de los cuatro Estados, Veracruz, Coahuila y Nayarit ya aparecían en favor del PAN, y el cuarto, el Estado de México, en manos del PRI. Nada para Morena y su candidata apareció casi resignada en su conferencia inmediata posterior al cierre de las casillas.

Cualquiera que fuera el resultado oficial, hay que resaltar que el protagonismo de esta contienda fue para la redes sociales, convertidas hoy en el comunicador más socorrido por su inmediatez, pero a la vez en el medio más peligroso y recurrente para confundir, alarmar o simplemente engañar. Y la razón es muy sencilla, sus contenidos no tienen paternidad, cualquiera tiene acceso a ellas y son aptas para los intereses más insanos.

La gran diferencia de las redes sociales con otros medios, como la radio, es que siempre encontrarás un responsable de lo que escuches, alguien que responde por lo que digamos, legal y socialmente, consciente siempre de anteponer la verdad a cualquier otro interés económico o personal.

Si repasas todo lo que este domingo has recibido o leído en redes sociales te darás cuenta de cuánta incongruencia lo acompaña, y si te tomas el trabajo de compararlo con los medios formales de comunicación sabrás que no todo lo que recibes en tu whats app, face o tuiter es verdad y espero eso ayude a darle a las redes el valor y la credibilidad que les corresponde.

Compartir.