Las altas tasas de interés podrían frenar la tendencia expansiva del “Buen Fin

#
Foto: El

Aunque los sectores productivos del país proyectan una derrama económica de 100 mil millones de pesos en esta octava edición del programa “Buen Fin”, su tendencia expansiva podría detenerse debido a las altas tasas de interés que este año podrían llegar al ocho por ciento, afirmó José Nabor Cruz Marcelo.

El coordinador del Posgrado en Economía, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM, aclaró que “a casi una década de haberse establecido ese programa, no es un periodo considerable para hacer un estudio económico que permita afirmar que es un cheque positivo al consumo”. No obstante, los análisis que se han realizado establecen que sólo hay un traslado de los montos de consumo que se hacían en diciembre, a la segunda quincena de noviembre.

“Es decir, si el objetivo del programa es incrementar las ventas durante noviembre al adelantar el aguinaldo, y así darle un impulso a la economía, podríamos decir que lo único que sucede es que las compras que tradicionalmente se hacían el último mes del año, ahora se efectúan en el penúltimo”.

El universitario indicó que el “Buen Fin” permite que las empresas eliminen saldos, mercancía de temporada y a partir de ahí generen nuevos saldos para el próximo año. “Pero no se puede afirmar que las ganancias netas se incrementen de manera importante en este periodo”.

Asimismo, asoció el tema de la alta tasa de interés con “la inestabilidad política y económica que pudiera presentarse en los siguientes meses. Tenemos recientemente una depreciación del peso frente al dólar y estas presiones del tipo de cambio podrían inhibir que los consumidores se endeuden”.

El crédito se está encareciendo en el país y las compras que no entren en el paquete de meses sin intereses resultarán más caras que en los años previos. Esto desalentará las compras que pudiera haber a partir de hoy, 16 de noviembre, y hasta el día 19.

En 2017, el “Buen Fin” generó una derrama económica de 93 mil millones de pesos, que implica un crecimiento de 3.2 por ciento respecto a 2016. Para este año se espera un incremento del cinco por ciento en cuanto a ventas totales, y que se llegue a una derrama económica de 100 mil millones de pesos.

Sin embargo, reiteró José Nabor Cruz, no hay un cambio estructural fuerte en la conducta de consumo promedio nacional, que permita afirmar que se ha incrementado de manera contundente en el último trimestre. El monto de consumo asociado en años previos a la puesta en marcha del ‘Buen Fin’ prácticamente se ha mantenido (del último trimestre del 2006 a estos años), “simplemente se han adelantado las fechas”.

El especialista en macroeconomía y empleo informal explicó que cada año un número mayor de comercios se asocia a este concepto, pero quien ha anclado su ampliación y éxito es el punto de los portales de comercio electrónico, que ya se consolidaron y están en una fase fuertemente expansiva en nuestro país.

El reto de este programa es llevarlo a las micro y pequeñas empresas, que constituyen el grueso de las compañías nacionales, y que difícilmente pueden ofertar sus precios de manera competitiva en esta temporada.

Por los esquemas de costos, concluyó, las compras de algunos enseres que no son tan necesarios implican una fuerte carga para los pagos que tengan que hacer los consumidores a partir del siguiente año.

Compartir.