Orégano, objeto de trabajo científico a favor de mujeres mayas

#

México, 25 Sep (Notimex).- Buscando que la actividad productiva se realice en armonía con el ambiente, especialistas del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY) fomentan el desarrollo de un sistema productivo de orégano de monte, para mujeres mayas de la comunidad de Nohuayún, en el municipio de Tetiz, Yucatán.

Luz María Calvo Irabién, investigadora de la Unidad de Recursos Naturales de ese centro, trabaja en ese proyecto y una de las acciones principales es la capacitación.

Por su trabajo desarrollado hasta ahora, la especialista fue reconocida en el Premio Tierra de Mujeres, cuyos recursos utilizará para la instalación de la parcela de riego, bombas y materiales para producción para aumentar la superficie de siembra del orégano con riego y garantizar cosecha todo el año.

También adquirirá material como molinos, bolsas de papel, recipientes e instrumentos de acero inoxidable, y se plantea la construcción de un taller en la comunidad para que el grupo pueda trabajar de forma cómoda, higiénica y segura.

Ese premio fue otorgado por la Fundación Yves Rocher y reconoce la trayectoria de mujeres que trabajan en proyectos que traen beneficios al medioambiente, el desarrollo sustentable y que involucran la participación directa de las mujeres.

Calvo Irabién tiene a su cargo este proyecto denominado “Mujeres mayas y orégano de monte”, con el que, dijo, busca que las mujeres se organicen para que puedan cultivar, cosechar, procesar y comercializar directamente el orégano de monte, además de venderlo a los intermediarios, como lo hacen tradicionalmente.

El proyecto fue apoyado por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) y la Cooperación Alemana al Desarrollo en México (GIZ), y en él participaron mujeres mayas del municipio de Tetiz, Yucatán.

La capacitación ha sido una de las acciones importantes del proyecto, de tal manera que se han impartido cursos de cómo se cultiva el orégano de monte, qué es la biodiversidad, qué son los aceites esenciales, para qué sirven los aceites esenciales, entre otros temas.

“Cuando yo inicié con el grupo, algunas participantes no sabían nada sobre cómo sembrar, procesar y comercializar el orégano, entonces, realmente es complejo, existen muchas limitaciones; cuando han venido a Mérida a vender su producto, han aprendido cómo hacer una nota, cómo se llevan las cuentas, el cálculo del precio de los productos ha sido un acompañamiento largo e interesante”, dijo la investigadora.

Actualmente, este grupo de mujeres vende sus productos en el mercado de SlowFood en la ciudad de Mérida, informó en un comunicado el CICY, centro del sistema de centros públicos de investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Compartir.