Resulta costoso afiliar informales

#

A cuatro años de que se implementara el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), el gran programa de este gobierno para vencer la informalidad, la medida ha costado mucho y especialistas anticipan pocos resultados.

Desde que comenzó a operar este régimen en 2014 y hasta 2017, le han dejado de ingresar al fisco impuestos por 104 mil 600 millones de pesos, debido a estímulos y tasas reducidas que otorga a estos contribuyentes, según informes trimestrales de Hacienda.

Este monto supera lo que recauda el gobierno por el Impuestos Especial a Producción y Servicios (IEPS) de bebidas alcohólicas, cerveza y tabaco en todo un año.

El RIF inició en 2014 como parte de la reforma para incorporar a informales al sistema fiscal y sustituyó al Régimen de Pequeños Contribuyentes (Repecos).

Entre los principales beneficios que ofrece se encuentra la condonación gradual del ISR: lo negocios pagan cero por ciento en el primer año y 90 por ciento del impuesto al año diez, para posteriormente pasarse al régimen general.

Darles el subsidio y esperar que pasen al régimen general como otros contribuyentes, es poco probable, anticipó Ernesto Manzano, integrante de la comisión fiscal del Instituto Mexicano de Contadores Públicos.

Si bien se ha visto un mayor crecimiento en el número de contribuyentes RIF resulta poco probable que estos contribuyentes permanezcan en el régimen y se incorporen al régimen general, debido a que buscarán no pagar la totalidad de la carga impositiva, señaló Manzano.

Al cierre de 2014, el primer año de operación, se logró afiliar al RIF a 4 millones 306 mil 298 contribuyentes, de los cuales la mayor parte eran pequeños negocios y personas físicas y algunos ya pagaban cuotas a los estados.

En 2017 el padrón terminó en 4 millones 975 mil 385 contribuyentes.

Sin embargo, este incremento del padrón ha costado muy caro y ha dado pocos resultados, indicó Manzano.

Tan solo en 2017, por la tasa reducida de ISR y otro estímulos fiscales del RIF, el fisco dejó de recaudar 27 mil 107 millones de pesos.

A cambio, estos contribuyentes apenas pagaron impuestos por 6 mil 662 millones de pesos en todo el año.

"El objetivo es claro: generar estadísticas y generar afiliaciones, pero las estadísticas nos salen muy caras", comentó Manzano.

Una contadora pública que trabaja con pequeños negocios en la Ciudad de México los cuales se han adherido al RIF, explicó que la mayoría de los negocios como fondas, papelerías, paleterías y talleres mecánicos no tenían como comprobar ingresos y con este sistema lo tiene.

Sin embargo, dijo, en su experiencia, ninguno estará dispuesto a llegar a los diez años en el RIF y luego asumir la carga fiscal completa como un negocios formal.

Fuente: Reforma.

Compartir.