SAT fincó en contra de Amado Yáñez Osuna,dueño de la naviera Oceanografía, 30 créditos fiscales

#

Cd. de México (17 diciembre 2017).- El dueño de la naviera Oceanografía busca por todos los medios reactivar su empresa, pero el Servicio de Administración Tributaria (SAT) lo busca a él.

El órgano fincó en contra de Amado Yáñez Osuna 30 créditos fiscales, que suman 910 millones de pesos, derivados de impuestos federales no pagados, más multas, actualizaciones y recargos acumulados desde 2009.

Los créditos y el mandamiento del SAT para ejecutarlos fueron notificados el pasado 17 de noviembre por medio de edictos, luego de que no se ubicó a Yáñez en el domicilio fiscal que tiene registrado, una casa en la Colonia Mixcoac, en la Ciudad de México.

Cuatro días después, el síndico de la quiebra de Oceanografía, Sergio Hermida, propuso a un juez federal un convenio con acreedores para sacar de la quiebra a la empresa, mismo que no ha sido aprobado.

Para ejecutar los créditos, si Yáñez no los paga de manera voluntaria, el SAT podría embargar todos sus bienes, como cuentas e inmuebles, así como intervenir sus empresas y rematar sus acciones, pues así lo permite el artículo 151 del Código Fiscal de la Federación.

Los ingresos por los que Yáñez habría omitido pagar impuestos corresponden al auge de las actividades de Oceanografía, entre 2009 y 2013, cuando ganó al menos 47 contratos de Petróleos Mexicanos (Pemex) por más de 16 mil 500 millones de pesos.

En mayo de 2015, el SAT fincó a Oceanografía el crédito fiscal más cuantioso que se ha registrado en México, por 17 mil 860 millones de pesos, por omisiones sólo en el ejercicio de 2012, mismo que fue excluido por el Poder Judicial del concurso mercantil de la empresa y no pudo ser cobrado.

Los términos del convenio de reestructura propuesto en noviembre al Juez Felipe Consuelo Soto no han sido publicados, pero varios acreedores impugnaron la decisión del juez de dar trámite a la aprobación de esta propuesta, pues el concurso ya no está en etapa de conciliación, sino de quiebra.

Durante la etapa de conciliación del concurso mercantil, Consuelo aprobó en dos ocasiones una propuesta de convenio que requería inyectar al menos 76 millones de dólares como financiamiento de emergencia, que ningún inversionista quiso aportar.

En julio de 2016, el magistrado Armando Cortés revocó la aprobación de este convenio, entre otras razones, porque no había sido suscrito por un representante legal de Oceanografía facultado para ello, y poco después la empresa fue declarada en quiebra.

El síndico de la quiebra está impedido para cumplir su función legal, que es liquidar los bienes de Oceanografía para pagar a los acreedores, debido a la sentencia inédita del Noveno Tribunal Colegiado en Materia Civil, que en septiembre pasado ordenó suspender la venta de activos hasta que se confirme en definitiva la quiebra.

Fuente: Reforma.

Compartir.