​Se escribirán más historias del Cráter de Chicxulub

#

Por Marco Antonio Cortez Navarrete

Por medio de un cable de la agencia oficial de noticias, fechado en la Ciudad de México, me enteré de una noticia con una larga historia; el gobierno del estado y la UNAM suscribieron un convenio para crear en el Parque Científico local una Unidad de Estudios Avanzados del Cráter de Chicxulub.

Digo noticia con una amplia historia previa porque, desde la administración universitaria que encabezaba el contador Carlos Pasos Novelo el tema del meteorito que impactó en las costas de la península –hace poco más de 60 millones de años- fue tal vez la razón principal de la extinción de las grandes especies.

Recuerdo muy bien, desde aquel entonces, las múltiples entrevistas y conferencias de prensa que, sobre este tema, ofrecía el destacado astrónomo yucateco Arcadio Poveda Ricalde, académico sobresaliente de la UNAM, precisamente.

Posteriormente, en la gestión del rector, Raúl Godoy Montañez, se continuaron con las investigaciones en torno a este enorme objetivo que chocó con el litoral de la península de Yucatán generando una gigantesca explosión muy superior a “N” número de bombas atómicas.

Dicho este breve repaso de la historia del meteorito que cambió el rumbo de las especies que habitan sobre la faz de la tierra, es de celebrar el acuerdo entre la UNAM y el gobierno del estado, de acuerdo con el cable de noticias.

Por ahí recuerdo también algunas notas periodísticas que señalaban la perforación del subsuelo con varios kilómetros de profundidad con el fin de conocer los estratos del impacto y con esto precisar el poder del cuerpo que cayó del espacio.

Lo cierto es que la administración del Parque Científico sigue firme con la idea de seguir estudiando y trabajando esta temática. En el texto de prensa se indica que la finalidad es analizar la evolución de la vida, el Sistema Solar y las superficies planetarias.

En un comunicado, la UNAM explica una vez más que el cráter ocasionado por un meteorito que cayó hace más de 60 millones de años es un laboratorio natural situado en la plataforma carbonatada de Yucatán, en el Golfo de México, y tiene una dimensión (diámetro), de 200 kilómetros.

El documento de prensa citó que el rector de la UNAM visitó el Parque Científico y Tecnológico de Yucatán y con precisión los terrenos donde será edificada la unidad que se prevé sea terminada a finales de octubre de 2019.

Sin duda esta es una excelente noticia para la ciencia, la academia y para Yucatán ya que el meteorito seguirá ubicando a la península de Yucatán como el sitio que cambió el rumbo del planeta azul, dejando fuera a los seres prehistóricos y dando paso a nuevos seres, tal vez más peligrosos y depredadores que los habitantes de hace más de 60 millones de años.

Algunos datos complementarios indican que la unidad será construida en una superficie de más de cuatro mil metros cuadrados y contará con áreas de exposición permanente y temporal, así como un laboratorio experimental de ciencia y artes.

Enhorabuena y ojalá este proyecto involucre también a las instituciones de educación superior, especialmente la UADY, que vio nacer esta hipótesis planteada por don Arcadio Poveda Ricalde, astrónomo de talla internacional, orgullosamente yucateco.

Compartir.