Tras la debacle, el PRI voltea hacia su militancia

#

Aunque no presentó el contenido de todo el documento en la sesión del Consejo Político Nacional realizado la noche del viernes, Samuel Palma enumeró las principales fallas que derivaron en la derrota histórica: falta de comunicación, candidatos de de dudosa procedencia, discursos dispersos e ideología diluida.

Ante el pleno de la dirigencia nacional priista encabezada por Claudia Ruiz Massieu Salinas, el presidente de dicha comisión instalada a principios de agosto para recoger el sentir del priismo nacional, sostuvo que las opiniones fueron críticas severas a los dirigentes y que serán el punto de partida de la renovación del PRI.

Dijo que los constantes cambios en la presidencia del partido –cuatro en dos años-, afectaron la estructura nacional que fue desmantelada, se hicieron nombramientos inapropiados, en tanto que los comités estatales y municipales no tuvieron el apoyo necesario. Incluso aseguró que en la campaña muchos de ellos no recibieron el dinero que se les había prometido para operar.

“El partido estuvo desmembrado y su militancia no tuvo condiciones de incidencia regular. Sucedió lo que dijo Colosio que los primeros sorprendidos en conocer la lista de candidatos fuimos los priistas. La militancia fue sorprendida por candidatos de dudosa procedencia, con sus honrosas excepciones. Postulamos en muchas ocasiones a los que agraviaron a los nuestros”, dijo Palma en medio de algunos gritos de protesta en el auditorio Plutarco Elías Calles de la sede nacional priista

Agregó que en opinión de la militancia durante el reciente proceso electoral el PRI más que un partido se convirtió en una agencia electoral de colocaciones que dejó a un lado a su clase política más valiosa, en favor de una camarilla.

Y aunque quiso suavizar la critica a la dirigencia nacional que está en el diagnóstico que en su totalidad fue entregado a la dirigente del partido, Ruiz Massieu, Palma señaló que todos los priistas tienen una responsabilidad.

Reconoció que el PRI falló como oposición cuando el PAN gobernó y también como partido en el gobierno, y en un breve resumen de la opinión de la militancia recogida en los dos últimos meses, señaló que se “descalificó el modelo de operación o gestión partidista en la elección de 2018” porque sólo ganó en 5 por ciento de los distritos electorales federales y en mil de las 9 mil secciones antes consideradas como la del voto duro priista, en medio de una estructura desmantelada, inmersa en pugnas, desconectada y sin recursos.

En la sesión en la que fue elegido Arturo Zamora como secretario general del partido, hubo expresiones tibias de autocrítica. “A pesar de la tristeza, enojo y frustración”, el PRI seguirá defendiendo a la gente y a las reformas estructurales que impulso el presidente Enrique Peña Nieto.

“Nos preocupa que en la sociedad, debido a las contradicciones del nuevo gobierno, crece la incertidumbre, la confrontación y el temor por lo que pueda venir” señaló Ruiz Massieu.

Fuente: Proceso.

Compartir.