Urge Kumamoto más acción y menos likes

Por / hace 2 mess
#

Menos likes y más acción. Eso es lo que necesitan los jóvenes para modificar el sistema político mexicano, exhorta Pedro Kumamoto, diputado independiente en el Congreso de Jalisco.

Reconociendo los percances que enfrenta la juventud y participando activamente en organizaciones no gubernamentales y movimientos políticos es como pueden marcar la diferencia, indica el egresado del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO).

A sus 27 años, Kumamoto no se rinde. Sabe que es posible encontrar alternativas para empoderarse, aún cuando en ocasiones se asome la flojera.

¿Cómo se quita la flojera un joven para ser políticamente activo?

Empecé en la política de una forma no tan convencional. No empecé en fuerzas juveniles de partidos, empecé en un campamento que buscaba evitar la tala indiscriminada de árboles y la construcción de otro puente a los 18 años. Ese momento fue fundacional porque me mostró que la política puede ser intensa, a veces difícil de procesar, pero, sobre todo, que la flojera se quita si tienes un buen motivo para participar. Luego me involucré en la sociedad de alumnos de la universidad, terminé siendo el presidente porque me di cuenta que muchas de las cosas que nos dicen que deben existir en la política son mentiras: no tiene por qué significar corrupción, desvío de recursos y todas esas cosas que nos han dicho; al contrario, algo que entendí muy pronto es que la política es el reflejo de quien la hace.

¿Cuál es tu motivo para quitarte la flojera?

La flojera es gacha; es decir, siempre hay buenos motivos para tenerla, pero a mí me ilusiona tener un país donde las universidades, la salud, el transporte y cualquier espacio público sean los espacios con mayor calidad, donde no haya pobreza, donde una persona pueda realizarse sin necesidad de millones de pesos en el banco. Evidentemente cada quien puede tener sus objetivos, pero eso me quita la flojera. A veces no hay que buscarle tres pies al gato: si algo te movió en un inicio, puede ser porque es algo que te moverá en la vida y eso está bien.

¿Cómo puede empoderarse un joven que no es diputado?

Hay muchas maneras. De entrada, reconocer que estamos en una de las peores circunstancias que pudo haberse imaginado la modernidad; es decir, la idea de tener una casa cuando salgamos de trabajar no existe para casi nadie.

Eso debe agruparnos y tenemos que darnos cuenta que no debemos sufrir eso a solas, desde nuestros escritorios, recibiendo 2 o 3 mil pesos por un trabajo. Tenemos que organizarnos, y mediante organizaciones no gubernamentales o movimientos políticos se puede lograr.

¿Las redes sociales activaron la participación política o la volvieron algo cómodo?

Abarataron la participación política, eso no es bueno ni malo. Por ejemplo, si alguien quiere saber lo que está haciendo un colectivo zapatista en Chiapas lo puede saber en un minuto, no debe esperar el fax o la llamada; si quieres platicar con tus vecinos o vecinas, puedes contarles del problema de agua o seguridad por un grupo en Facebook.

Es muy chido saber que la participación política se abarató, pero también, evidentemente, al abaratarse, se generan espejismos de que al quejarse o ponerle like a una publicación ya está activándose políticamente. Sí, es una pequeña activación política, pero la sensación de satisfacción en ciertas ocasiones no es coherente con el impacto que generan.

Además de likes y marchas, ¿los jóvenes tienen otra alternativa?

¡Claro! De entrada, participando en las instituciones. Las decisiones de nuestros próximos 50 años de vida están siendo tomadas hoy por personas que no vivirán más de 20 años. En una universidad pregunté quién tiene seguridad social y nadie levantó la mano; pregunté quién puede pagar una casa hoy, y lo mismo... lo que nos queda claro es que la promesa que le hicieron a nuestros padres, de que cuando salieran de la universidad tendrían estabilidad, ya no aplicó para nuestra generación.

¿Qué hace falta para que alguien levante la mano cuando preguntes eso?

Hay que hacer popular que la seguridad social no deba depender de que trabajes, sino de que existas. Que la seguridad social sí sea pagada de forma que se busque la redistribución a través del impuesto sobre la renta y también de las utilidades de Pemex; que el acceso a una vivienda no esté a discusión, que sea parte de los derechos.

Hoy mi generación vive con sus padres, con roomies, no pueden hacerse de una renta solos en una casa. Hoy mi generación ya no sueña con comprarse una casa y es grave. Se van mermando las promesas con las que se fundó gran parte del espíritu de la economía actual, del desarrollo, la casa, el perrito y los dos autos; eso no alcanzará en un mundo donde los recursos naturales, los flujos económicos y migratorios se plantean como se están planteando.

Sí, tenemos que acabar con la corrupción; sí, debemos acabar con la impunidad; sí, con la delincuencia, pero también, ¿cómo construimos un estado de bienestar real? Con escuelas públicas gratuitas que sean las más chidas del País, que el que te atiendan en el Seguro Social no signifique que te van a matar, que tu casa del Infonavit no sea con dos cuartos y que te quede a 40 kilómetros de tu trabajo.

¿A qué edad supiste que querías ser funcionario público?

Tenía 24 años, en 2014, cuando pensé que podría ser servidor público porque nadie alzó la mano. Después de participar en varios movimientos sociales, de conocer mucho acerca del zapatismo y venir a Guadalajara a participar activamente en el (movimiento del) 132 y más espacios de la sociedad civil, realmente lo que creía es que se tenían que construir alternativas dentro y fuera de los gobiernos.

Durante tus estudios, ¿contra cuáles hobbies luchó la política en tu vida?

Más bien he tenido que adaptar mis hobbies, pero no he querido ni renunciaré a lo que me hace ser yo. Quien diga que para ser exitoso en un trabajo se debe renunciar a su vida personal, les está contando una gran mentira.

Si son buenos profesionistas lo son, precisamente, porque están hechos de su tiempo libre, de su ocio, su descanso, de lo que sueñan, de lo que cotorrean con sus amigos, de lo que leen, de las canciones que les enchinan la piel. De ninguna manera hay que renunciar a quienes somos para hacer un trabajo de alto rendimiento.

¿Qué sigue al ver que la iniciativa 'Sin voto no hay dinero' no se discute?

Debemos tener claro que esta batalla no ha terminado, esto no se acaba hasta que se acaba, o sea, hasta que obtengamos dos de nuestras demandas específicas: reducir el financiamiento público a los partidos políticos y la vinculación del presupuesto que reciben a la cantidad de votos válidos emitidos. Esto significa representatividad, mejoría, que los partidos vuelvan a ser lo que son: vehículos populares del poder.

¿De dónde surge el ánimo de insistir?

Puede salir del enojo y la molestia, pero también por la posibilidad de darnos cuenta que (los políticos) están muy asustados. No la votaron en una ocasión, ni en otra. Es decir, no quieren asumir el costo político de sus decisiones. Podríamos acudir a esa decisión con enojo, pero lo que nos da es esperanza de que la clase política ya está entendiendo que no somos sordos ni desmemoriados.

Un grupo de gente común y corriente asustó a la clase política de este País y eso me da mucho gusto.

¿Ahora qué harás?

Presentaremos iniciativas estatales para que la reducción de recursos sea en ese nivel. Impulsaremos, como en Jalisco, el quitar el fuero en todos los estados de la República.

No todas (las iniciativas) son partidos políticos, hay muchas problemáticas, deudas y exclusiones históricas en este País, queremos hacer una red de alianzas para poder ganar el futuro.

Los cambios de este País no han llegado por las derrotas individuales, sino por las esperanzas colectivas.

"Es una gran mentira que, para ser exitoso, hay que dormir 5 horas y trabajar las 19 horas restantes del día; lo que no resuelves en 8 o 10 horas de trabajo, menos en 15. Terminas cansado, sin una verdadera respuesta"

Pedro Kumamoto es diputado independiente de Jalisco

CONÓCELO

Nombre: José Pedro Kumamoto Aguilar

Edad: 27 años (26 de enero de 1990)

Lugar de nacimiento: Guadalajara, Jalisco

Estudios: Licenciatura en Gestión Cultural en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO)

Cargo público: Diputado local en Zapopan, Jalisco

Tres canciones que escucha cuando corre: "La Gran Curva" de Ases Falsos, "The Noose Of Jah City" de King Krule y "Daniel" de Devendra Banhart.

SUS PROPUESTAS

Ocupemos la ciudad: incluye medidas que buscan recuperar para las personas el espacio en el que viven. Entre ellas, destacan las que plantean incentivar gestiones participativas, comités vecinales, foros vinculantes, equidad de género laboral y justicia ambiental y urbana.

Habitemos el gobierno: en este apartado, Kumamoto plantea ponerle un alto a los gobernantes para recuperar las riendas del futuro a través de leyes claras y eficientes, iniciativas colectivas, contraloría social, mesas de mediación y reporte anual de revisión de gestión.

Fuente: Reforma.